Hoy era el día en el que la Municipalidad debía encontrarse frente a organizaciones sociales de vivienda con la Justicia como intermediaria para dar respuesta a la problemática de vivienda.

Previo a este encuentro sucedieron varias cosas, entre ellas la derogación de una ordenanza sancionada en 2011 y la creación de una nueva.

No obstante, se resolvió que el amparo sigue firme y le da plazo al intendente Mestre hasta el 20 de febrero para reglamentar la ordenanza sancionada días atrás denominada en este caso Reserva de Inmuebles con Destino Social.

Vale destacar que la sancionada ordenanza no presenta muchos cambios con respecto a su predecesora, salvo en su nombre y en la reducción del porcentaje que deben destinar las empresas inmobiliarias del 5 al 2%.