“La Choza Poderosa” es un espacio cultural creado por la poderosa asamblea de barrio Yapeyú, la cual desarrolla diversas actividades a través del cooperativismo de la gente del lugar y promueven la educación popular, por medio de  talleres de apoyo escolar, fútbol, dibujo, periodismo y murga.

Nuestros compañeros de la “Hora de las villas y los Barrios”, estuvieron presentes en el lugar, donde dialogaron con miembros de la organización, quienes nos comentaron sobre el trabajo  que vienen desarrollando a lo largo de estos años, como así también las principales reivindicaciones que surgen desde los barrios.

Julio, comunicador de la revista “La Garganta Poderosa”, que es el brazo literario de la organización, indico: “La poderosa en Yapeyú arranco hace casi de diez años, estamos entrando al decimó. El espacio cultural “La Choza” lo inauguramos en agosto del 2016, en el día del niño, con autogestión y a pulmón, también con la ayuda de compañeros que son ajenos a la organización, pero que entienden que a las causas nobles como estas, hay que apoyarlas desde el lugar que podamos, y que eso permite que este espacio hoy sea lo que es. Para los vecinos es fundamental que existan estos espacios de recreación y encuentro”.

 Y prosiguió: “No solamente “La Poderosa” está en barrio Yapeyú, sino que somos 79 asambleas articulando desde los barrios, para los barrios, en todo el país de punta a punta, de Ushuaia a Quiaca y todo el ancho del país, y en algunos países de Latinoamérica como Brasil, Uruguay y Cuba entre otros, con la misma lógica de entender a la educación popular, como la educación que a nosotros nos puede llevar a una transformación real, junto al trabajo cooperativo, el verdadero trabajo cooperativo sin patrón”.

 De cara al 24 de marzo ponen su reflexión sobre los DDHH “Quienes estamos cerca de los Derechos Humanos, y quienes los defendemos, nos atraviesa también desde el dolor, de saber que perdimos a 30000 compañeros, pero que los reivindicamos todos los días y cada 24 que llenamos las plazas, las calles” continúo, “de también tener a compañeros como Santiago Maldonado o Facundo Ferreira asesinado por esa doctrina Chocobar y que ese dolor también nos llega y nos hace salir a las calles”.

También remarco la visibilidad sobre las villas que se generó después del estreno de la película Ni Un Pibe Menos, y la importancia de poder contar con voz propia como se construye la dinámica de los barrios y como se sufre aún en el 2018 la vulneración a tantos Derechos.

Eve, por su parte nos contaba que ayer domingo habían podido llevar a cabo su segundo corso popular bajo la consigna “El Yape no es peligroso, es inquieto y poderoso” y menciono “la importancia de que las murgas se puedan expresar y que lleven mensajes a través de sus canciones ya que en la época de la dictadura fueron silenciadas pero que hoy no se  callan, nunca más”.

Por último, entre las problemáticas que persisten en el barrio, Julio menciono que luchan  para que no existan más desapariciones y muertes  de jóvenes como ya sucedió anteriormente en varios casos.

También buscan que no se categorice a los jóvenes como delincuentes por el nombre del barrio o por ser una “villa” y también poder eliminar ese estigma que cargan todas las barriadas, por ende, ellos luchan  por una cultura de la solidaridad, por una cultura de “la comunidad al servicio de la comunidad”.