Ocho trabajadores de la planta de residuos cloacales fueron imputados penalmente a raíz de una denuncia generada por Daniel Bardagi, Director de redes Sanitarias del Municipio, que responsabiliza a los obreros por el mal funcionamiento de Bajo Grande. Además, el Ejecutivo les abrió un sumario en su legajo.

Según declaraciones del delegado gremial del SUOEM, Gustavo Ibarra, el municipio responsabilizó a los trabajadores por falta de mantenimiento de la planta y el consecuente vertimiento de líquidos crudos al río. En diálogo con Radio Reloj, Ibarra destacó que “esa situación viene pasando hace 5 años y continúa” si bien la imputación fue en Octubre de 2015. En este sentido, el delegado subrayó que hace 5 años los trabajadores elevan informes y se reúnen con las autoridades para informar de la alarmante situación de la planta.

El pasado miércoles, se llevó a cabo una reunión entre el personal de Bajo Grande y los funcionarios Omar Gastaldi (Secretario de Planeamiento e Infraestructura) y Daniel Arzani (Secretario General del municipio) quienes “se sinceraron y se dieron cuenta de la gravedad de la situación”.  En esa instancia acordaron inversiones de la Nación para el correcto funcionamiento de la planta.

Consultado sobre las declaraciones del Intendente Ramón Mestre sobre el normal funcionamiento de Bajo Grande, Ibarra apuntó que la máxima autoridad no se hizo presente en el lugar para constatar ni que Daniel Bardagi, estuvo presente en la reunión mencionada.