Vía Pasión por el Ascenso.

Desde mediados de enero la mayoría de los clubes comenzaron con la pretemporada. Es la parte más dura en cuanto a lo físico ya que esto se verá reflejado a lo largo del año en el torneo. Por eso fuimos a buscar la palabra de un “profe” para que nos cuente detalles del trabajo. En este caso dialogamos con Pablo Pereyra preparador físico de Huracán.

Por: Cristián Dávila
Edición: Juan Salas

Pablo tiene 32 años y también es profesor en Belgrano desde hace cuatro años. Allí se encarga de inferiores y de la escuela de fútbol.

Nos contó de su trabajo en el club Huracán, ya que tuvieron un día de pretemporada en Anisacate: “la idea es hacer que los jugadores trabajen fuera de lo habitual, en un ambiente diferente. Y ¿qué mejor que en plena sierras de Córdoba?. Allí aprovechamos la arena y el río, y se trabajó en fuerza reactiva, fuerza explosiva, potencia y reacción. Luego de tres semanas de trabajos aerobios, intermitentes, intercalados y de algunos fondos cortos, se está trabajando en darles velocidad, potencia y mucha intensidad al equipo para llegar al torneo de la mejor manera. Estamos ya en la última etapa de la pretemporada y contamos con alta asistencia y compromiso por parte de los jugadores. Se los ve con mucho ánimo y confiados en lo que se está armando”.

-¿Qué grado de importancia tiene la pretemporada?

“La importancia de la pretemporada hoy, teniendo en cuenta el fútbol que jugamos es vital y de suma importancia. No sólo por el desempeño del equipo si no también para que el jugador pueda plasmar lo que se le pide”.

– Al comienzo del año no todos los jugadores están iguales, ¿Cómo se hace para equiparar los trabajos?

“Se piensa en un trabajo de adaptación general poniendo a todo el equipo a un mismo nivel físico. Por lo general eso se logra en los primeros 10 días de trabajo. Cabe destacar que no siempre se logra que el 100% estén de la misma forma por sus compromisos fuera del club (trabajo, estudio, etc.)”.

– ¿Cómo haces para manejar las cargas y evitar lesiones?

“Se planifica la pretemporada con sus cargas, intensidades y volumen total del trabajo. Se va trabajando a través de micro ciclos de una semana, cada micro ciclo tiene sus objetivos. Allí también se tiene en cuenta los trabajos del técnico y amistosos para medir cargas y cuidar los jugadores”.

– Durante el año, ¿cómo vas trabajando con el equipo?

“En el período de competencia yo me enfoco en capacidades que le hagan falta al equipo y también se refuerzan las cargas trabajadas en pretemporada para mantener un mismo ritmo todo el año”.