Luego del antecedente del 19 de noviembre, cuando los y las estudiantes de la Coordinadora en Defensa de la Educación Pública de la UNC lograron impedir que se llevara a cabo la Asamblea Universitaria, en el día de la fecha se terminó aprobando la nueva constitución universitaria en tan solo 7 minutos y a mano alzada. 

Finalmente, hoy a las 10 horas, se concretó la Asamblea Universitaria, donde 124 miembros aprobaron por unanimidad la elección directa de autoridades de la Casa de Trejo. Sin embargo, la instancia de votación se llevó a cabo bajo circunstancias polémicas: los conciliarios votaron a mano alzada, en menos de 7 minutos y sin la presencia del Rector Hugo Juri, ni del ViceRector Pedro Yanzi Ferreyra.

La votación de hoy jueves 15 de diciembre estaba prevista en tres locaciones y horarios distintos: a las 7 de la mañana en la Escuela de Agronomía de la localidad de Capilla de los Remedios, a las 9 horas en Complejo Ferial y a las 11 en el Hospital de Clínicas.

Ante el impedimento de más de 300 estudiantes, quienes se negaron a dar lugar a la sesión en la Sede de Toledo, autoridades del Rectorado, docentes y no docentes alineados con el Oficialismo y la Agrupación Estudiantil Franja Morada, se dirigieron al Pabellón Amarillo del Complejo Ferial para terminar aprobando la Reforma Universitaria que permitirá la elección directa del próximo Rector o Rectora en condiciones inequitativas, según la cantidad de alumnos que tenga cada Unidad Académica. 

Cabe destacar, que en los comicios de hoy por la mañana, no pudieron participar las dos flamantes Facultades de Ciencias de la Comunicación y Ciencias Sociales, quienes fueron aprobadas como tales el 12 de diciembre de 2015 pero, todavía, el Rector las mantiene aisladas de sus genuinos derechos de autonomía, autarquía y co-gobierno.

A instancias del resultado de la efímera votación, los y las estudiantes se movilizaron hasta la intersección de Colón y General Paz para manifestar “el más enérgico repudio contra un procedimiento ilegal, inconstitucional y antidemocrático”. Además, denunciaron hostigamiento, provocaciones y agresión por parte de la Franja Morada, de académicos oficialistas e, incluso, de miembros de SUTCAPRA (Sindicato Único de Trabajadores de Control de Admisión y Permanencia de la República Argentina), quienes estuvieron acompañando la propuesta reformista de Hugo Juri.