Organizaciones campesinas marchan hoy al Congreso de la Nación contra la Ley de Semillas Bayer – Monsanto. Se trata de una modificación legal impulsada por el gobierno a pedido de las grandes empresas semilleras a nivel mundial, como Monsanto adquirida recientemente por Bayer.

Hoy se realiza la reunión del plenario de comisiones de la Cámara de Diputados donde podría emitirse dictamen al proyecto, que aún no se hizo público, no tuvo la participación de las organizaciones campesinas y que deja al sector de la agricultura familiar a merced de las multinacionales que podrán exigirle regalías por el uso de las semillas.

En declaraciones a FARCO, Carla Poth, integrante de la Multisectorial contra la Ley Bayer – Monsanto de Semillas, explicó: “hoy la ley de semillas permite que los productores agropecuarios guarden la semilla y la circulen e intercambien con el objetivo de uso personal. Los intentos de reforma de algunos artículos de la Ley actual toca el corazón de la ley de semillas, eliminando el derecho universal al uso propio”.

“Las grandes empresas quieren garantizarse que los productores paguen regalías por el conocimientos que ellas dicen que le han incorporado a estas semillas. Es decir, ya no es sólo el productor yendo a comprar las semillas, sino que cada vez que el productor utilice una semilla derivada van a tener que pagar una regalía“, advirtió Poth.

Además aseguró que de aprobarse este cambio legal unas pocas empresas decidirán qué tipo y calidad de alimentos vamos a consumir. “Quiénes mas están impulsando este proceso son las grandes corporaciones semilleras, absolutamente concentradas -estamos hablando de no más de cinco empresas a nivel global -que son las que se van a beneficiar”.

El apuro por sacar esta ley y la intención de que salga antes del 30 de noviembre tiene que ver fundamentalmente con mostrarle a los países que vengan a la cumbre del G20 que tienen seguridad jurídica para venir a invertir a la Argentina. Es decir, garantizarle a las grandes corporaciones ese marco legal necesario para poder obtener las ganancias que desean en el cobro de regalías , es una buena carta de presentación en el marco de la cumbre del G20″, apuntó la integrante de la Multisectorial contra la Ley Bayer – Monsanto.

¿Qué pasaría con las ferias de semillas si se modifica la ley vigente?

Por último, la activista sostuvo: “toda ley está acompañada por un agente que será el que controle que efectivamente esa ley se implemente. Si el control de policía se vuelve masivo y efectivo, las ferias de semilla se volverían ilegales, porque en esas instancias estarían circulando e intercambiándose semillas no registradas y cualquier empresa o el Estado podría decomisar esas semillas”.

“Habrá que ver cómo va a ser y quién va a llevar adelante ese control de policía”, resumió Poth y puso en duda que sea el Estado quién realmente lo realice. Si bien es verdad que esta legislación va implicar que sea el Estado quién ejerza el poder de policía, lo cierto es que “hasta ahora ha sido Monsanto el que se ha metido en los campos a hacer exámenes y si comprueban que la semilla de soja es la de soja intacta, presionan a los productores para el pago de regalías” explicó Poth.

Fuente: Agencia FARCO.