Mariano Oberlín, el cura párroco de barrio Müller, fue elegido “Cordobés del Año” por el diario La Voz del Interior. Es un referente de la lucha contra las drogas que afectan a los jóvenes en vulnerabilidad social. Lleva adelante un trabajo comunitario para que los jóvenes de barrio Müller tengan un proyecto de vida por el cual luchar.

Mariano Oberlin llegó a barrio Müller en febrero de 2010, actualmente está al frente de la parroquia y a través de talleres de oficios y otras tareas comunitarias, intenta rescatar a chicos y a adolescentes del consumo problemático de drogas, trabaja para que los jóvenes tengan sueños y un proyecto de vida por el cual luchar “a mi siempre me gusto mucho esto de laburar con jóvenes, particularmente en situaciones de vulnerabilidad buscando dar alguna respuesta, una salida…siempre me gusto pero nunca salí mucho del estereotipo de cura. Cuando llegué a la parroquia lo que me saca, es un golpe en la cara digamos, la muerte de varios chicos por el consumo”.

Manifestó a su vez con respecto al premio “es un reconocimiento a los que de alguna manera estamos poniendo el alma, el corazón y la vida en esta batalla, de tratar de ayudar a los chicos a encontrarle un motivo lindo a la vida no?”. Aseguró que el esfuerzo de los jóvenes que la pelean todos los dias para salir adelante es lo que les permite trabajar colectivamente por esta causa  “el laburo que nosotros hacemos, la lucha que llevamos adelante, no tendría sentido sino fuera porque los chicos también la luchan en sus vidas para salir adelante, y encontrarle sentido a la vida”. 

Las actividades y proyectos para los jóvenes las realiza junto a compañeros y compañeras que trabajan en diferentes instituciones del sector “por más que yo sea la cara visible, por eso esta ahí mi nombre puesto…. en realidad es mucha la gente que labura y colabora de distintas formas” expresó Oberlin. Para el padre Mariano es fundamental que los lectores de los grandes medios, cómo es La Voz del Interior, puedan reflexionar frente a la profundidad de la problemática social que es la droga en los jóvenes con vulnerabilidad social  “los pibes de nuestros barrios, la luchan, la pelean todos los días. Quieren laburar, quieren salir adelante, que aprendan a mirarlos desde otro lugar, con otros ojos, no con los ojos estigmatizantes que siempre se los mira desde la sociedad, ese es el mayor reconocimiento”.

Barrio Müller

Uno de los deseos que tiene el padre Mariano es que el Estado este presente en barrio Muller y en todos los barrios de Còrdoba, atendiendo a las necesidades de los vecinos y mejorando sus condiciones de vida “que se asuman las cosas que hay que asumir para cambiar un poco la situación en la que se vive, que se mejoren las condiciones de infraestructura en el barrio, que se genere trabajo sustentable (…) para el barrio y tantos otros barrios que están al borde del camino de quienes transitan la vida de los privilegios. Los que tienen la capacidad y la posibilidad para cubrir las necesidades de nuestros barrios, pongan la mirada ahí, vean que es lo que realmente les falta y empiecen a trabajarlo”.

Fotografía: La Voz del Interior