El achicamiento de las políticas en este sector cuenta con el desfinanciamiento de la Secretaría y Subsecretaría de Agricultura Familiar y los despidos de técnicos que desarrollan tareas en el terreno y que son claves para las organizaciones y los productores familiares. Según denuncia la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Mendoza “la semana pasada hubo más de 15 contratos interrumpidos en el país, como continuación a la ola de despidos que existieron en el 2016″.

La Ingeniera Agrónoma Amalia Guisasola de la Secretaria de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, del Ministerio de Agroindustria de la Nación, es uno de los casos de no renovación de contrato. Ella lleva 4 años trabajando en la institución y más de 15 trabajando en la zona rural del norte de Mendoza.

Su trabajo está centrado en la construcción de alternativas productivas y de comercialización que fomenten el arraigo rural, la producción de alimentos, el valor agregado y el desarrollo de canales de comercialización justa a nivel local y regional.

“Básicamente el trabajo de la Secretaría y la Subsecretaría de la agricultura familiar tiene que ver con trabajar con los sectores más marginados, más pequeños, de las economías regionales, los campesinos y pequeños productores, y mi trabajo tiene que ver con eso, con apoyar familias, productores familiares y campesinos, en cadenas productivas locales y canales de comercialización”, puntualizó Guisasola en comunicación con Radio La Mosquitera.

Según el delegado provincial y responsable de la Secretaria de Agricultura Familiar, el ingeniero agrónomo Martín Balliro, fue “un problema administrativo” y fue “el único no renovado en la provincia de Mendoza”.

Guisasola señaló que esto es un plan sostenido y que los contratos se renuevan según la voluntad de las autoridades: “No es algo que ha empezado ahora, ni mucho menos en la única dependencia del Estado, sino en el 2016 desde que asumió la nueva gestión, hubo una política de achicamiento en lo que ese entonces era la Secretaría de Agricultura Familiar, despidiendo en ese momento a 200 compañeros en distintos lugares del país”.

Es necesario recordar que a comienzos del 2016 también este sector sufrió un ajuste que se profundizó con la baja de grupos y técnicos del programa “Cambio rural” a cargo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Fuente: Agencia FARCO