Alrededor de 70 mil militantes de género fueron parte durante tres días del Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en Resistencia Chaco. Sábado y domingo por la tarde, se realizaron en simultáneo 71 talleres de las más variadas temáticas, esparcidos en diferentes establecimientos de la localidad.

El domingo se realizó la tradicional marcha que corona a todos los encuentros. Alrededor de las 17 horas comenzaron los preparativos para marchar desde la Plaza 25 de Mayo, plaza principal de Resistencia, hasta el Parque de la Democracia.

Tuvieron protagonismo el reclamo por el derecho al aborto y el repudio a los femicidios, las desapariciones de mujeres y la trata sexual. Además se denunció el traslado ilegal de Milagro Sala a la cárcel, que se dio a conocer por las horas en que se desarrollaba el encuentro, y se exigió su inmediata libertad.

Un hecho para destacar fue que integrantes de la Secretaría de Derechos Humanos de Chaco acompañaron el recorrido de la marcha para garantizar el derecho de la manifestación, sin la presencia de efectivos de fuerzas de seguridad. A diferencia de los encuentros en Rosario y Mar del Plata no hubo represión.

Sin embargo, en las últimas horas la comisión organizadora del encuentro denunció la agresión física y verbal a mujeres en el momento en que esperaban los colectivos para emprender su regreso. Según relataron en un comunicado, un grupo de vecinos de Resistencia que se auto convocaron en contra del encuentro, insultaron a las mujeres y las atacaron con palos y piedras.

El lunes, última jornada del encuentro, se decidió mediante aclamación que Puerto Madryn, en la provincia de Chubut, sea la sede del encuentro el año que viene.

Chony Pérez, integrante de la Comisión Organizadora del ENM, destacó que cada año se suma algo nuevo al encuentro: la peña, la marcha torta y nuevos talleres.