En las últimas semanas Barrio Müller y Maldonado estuvo en boca de todos debido a la lucha las llamadas “Madres del Paco”, mujeres visibilizaron el consumo de esta sustancia en la ciudad de Córdoba. Una vez más, el cura del barrio, el Padre Marino Oberlin , brindó su apoyo a la comunidad, esta vez a través de una misa celebrada en la Parroquia Crucifixión del Señor.

13282389_1092708287469563_47174375_o

Misa en la Parroquia Crucifixión del Señor

El encuentor se celebró en el playón del Cepla (Centro Preventivo de Adicciones) que se encuentra en la Parroquia y contó con la participación de vecinos, sacerdortes y el Arzobispo Monseñor Carlos Ñañez. Radio La Ranchada se acercó al lugar para conversar con vecinos y autoridades, quienes expresaron su apoyo al Padre Mariano y a las madres en la lucha contra el flagelo de la droga. Además, subrayaron que desde el Estado “los recursos están paralizados”.

El Padre Mariano Oberlin destacó la importancia de que se reúnan autoridades de la iglesia Católica en apoyo a la lucha contra paco y el narcotráfico, y expresó que la única forma de resolver esta problemática es entre todas las instituciones de la sociedad civil.

También hizo referencia al fallecimiento de un joven del barrio ocurrido la semana pasada a causa de su adicción a las drogas. En este sentido, pidió a todas las madres de jóvenes con problemas de adicción que se animen a pedir ayuda sin importar la condición en la cual se encuentren sus hijos ya que “son vidas humanas y merecen ser tratadas con la misma dignidad que cualquier otra, hayan hecho lo que hayan hecho en su vida, hay que luchar por cada vida humana”.