El tribunal hizo lugar así al pedido del fiscal Fernando Amodeo, quien había solicitado esa pena. El abogado defensor de la víctima del crimen, en tanto, había requerido reclusión perpetua por el cargo de homicidio calificado.

El hecho ocurrió el 22 de diciembre de 2016, a pocos metros de la parroquia ubicada en el barrio Müller, donde el padre Mariano Oberlin encabeza además una escuela de oficios.

El adolescente, junto a un cómplice, intentó asaltar a Mariano Oberlin en la vía pública, lo que motivó la intervención de Murúa, quien cumplía funciones como custodio.

El suboficial efectuó un disparo, que impactó en el cuerpo del Lucas Rudzicz, ocasionándole la muerte.

Según el fiscal acusador, hubo un exceso en la legítima defensa y en el ejercicio de las funciones del agente.

Tras la investigación judicial, se determinó que el joven estaba armado pero que el arma no estaba operativa.

El fallo generó reproches de la familia  y del abogado de Lucas Rudzicz, el chico de 13 años que terminó muerto producto del disparo. Los cuestionamientos posiblemente conlleven una apelación.

El abogado que representa al policía, Carlos Hairabedián , se mostró conforme con la resolución.

“Es una cuestión de grado discutir si hubo exceso o no. Lo más importante es que la defensa conquistó puntos esenciales. Uno de ellos es que la pena sea dejada en suspenso, porque el fiscal pretendía que fuera efectiva. Esto le permitirá continuar en la actividad profesional”.

En contraposición, la familia se mostró disconforme con el fallo. La mamá de Lucas, entre lágrimas, expresó: “Una máquina no vale la vida de un hijo”. Dos años es una burla. Estaba ahí haciendo burla, a nosotros, a la familia del doliente. Claro, porque ellos son los jefes, nosotros somos los pobres, los choros. Si mi hijo tuvo un error lo pudo haber pagado, pero no así, lo mató como un perro!”.

Fuente CBA24n