Si los sectores más vulnerables de la sociedad siempre necesitan agruparse en asociaciones civiles, mucho más es el requerimiento en tiempos de crisis, recesión y exclusión.

En cierto modo, esto obliga a intensificar las acciones para facilitar el progreso comunitario, a través de organizaciones de la Economía Social y Solidaria.

Aunque imperceptible y hasta incomprensible para los grandes medios, las acciones de la Asociación Mutual Carlos Mugica de Córdoba, van en esa dirección, multiplicando y reforzando los servicios que promueven el desarrollo humano.

Uno de ellos, el Centro de Innovación Textil Overola, ofrece cursos de oficios vinculado a la actividad, bajo un acuerdo con la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo de la Provincia,  y a la vez ofrece su espacio para utilizar maquinaria a un bajo costo de alquiler, que le permite al socio, completar su línea de producción. El próximo 4 de agosto, los trabajadores asociados, harán una feria para exposición y venta de sus manufacturas.

El presidente de la entidad mutual, Marco Galán, explica el porqué de la creación de este espacio: “Hace unos años, y bajo el marco de la llamada Mesa Textil, pudimos hacer un relevamiento y posterior diagnóstico sobre algunas situaciones particulares que se habían detectado. Encontramos que en varias casas de familias, había algunas máquinas que les permitían hacer una tarea textil, ya sea de manera individual o familiar, pero carecían del resto de la maquinaria necesaria para armar una línea de producción que complete su trabajo y salga con una elaboración final; es decir, a todos los faltaban instrumentos para completar el proceso de su emprendimiento. Por eso fue la creación de Overola, para que esa gente tuviese un lugar y las herramientas necesarias, para poder terminar la prenda a medio hacer que traían desde su pequeña fábrica”.

Otro emprendimiento de la Mutual Mugica, es el de los loteos sociales, a través de su servicio Producción de Hábitat Social (PROHAS). En este momento, ya está en ejecución el loteo en un predio de 54 hectáreas en Río Ceballos y se adquirieron otras 49 en Alta Gracia. Galán pone énfasis en la metodología aplicada para este servicio, que tiene una cuota para el socio acorde al nivel salarial: “El plan de Río Ceballos lo hicimos conjuntamente con la Unión de Educadores de la Provincia a través de un convenio. En este caso constituimos un fideicomiso, y luego de la compra de la tierra, comenzaron los trabajos de infraestructura para los servicios, cuyas obras están en manos de pymes. El proceso dura entre cinco y seis años; durante ese lapso, el socio tiene derechos y acciones sobre el terreno en su totalidad, y una vez finalizada la obra del loteado, la mutual le hace entrega de la escritura. Son en total 720 lotes, cuyo precio final para el asociado termina siendo un 20 o 30 por ciento menos que el valor de mercado. En el caso de Alta Gracia, la mutual pudo comprar directamente el predio, sin necesidad de conformar fideicomiso, que en definitiva incrementa los costos, sobre todo en materia impositiva”.

Además de los servicios sociales, la Carlos Mugica es una mutual que no desdeña de su participación activa en política, junto a organizaciones barriales. Esta militancia, que llevó a la entidad a ser parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, les abrió el camino para acompañar la redacción de un proyecto de ley presentado recientemente en la Legislatura de Córdoba, para la creación de un Programa  de Promoción de la Economía Popular. Entre los argumentos, resalta que el 29,9 % de la población cordobesa vive bajo la línea de pobreza, y que muchas de esas familias, desarrollan actividades a través de emprendimientos productivos familiares o asociativos. El proyecto insta al Ejecutivo local, a la promoción y fortalecimiento  de esas actividades y al reconocimiento de las acciones, elevando su jerarquía al concepto de trabajo.