El operativo de control en la ciudad fue llevado a cabo por un grupo de uniformados de la policía barrial. De esta manera anoche se les notificó que por resolución del Código de Convivencia no podrán cobrar una tasa fija de su servicio, pero si podrán pedir un monto a voluntad que será determinado por el que conduce el vehículo.

El artículo 60 de dicho Código, establece una multa de $7270 y 6 días de trabajo comunitario o cuatro días de arresto, a aquellas personas que exijan el cobro por estacionar en la vía publica. Sin embargo, el articulo no contempla una sanción para quien presente el servicio de cuidar un vehículo a cambio de una propina o un monto determinado por el propietario su vehículo.

A su vez, cada naranjita fué registrado, detallando la zona y horario de trabajo. El registro estará a disposición de la Policia y Unidades Judiciales abocada a esta temática.

Todo esto acompañado de los constantes intentos de criminalización que afrontan los naranjitas, sumados a una falta de regulación de su situación laboral y el debate de un proyecto para elaborar una aplicación que permitiría estacionar en la capital de Córdoba abonando desde el dispositivo móvil. Todas medidas para alejar a los naranjitas de las calles y quitarles su única fuente de ingreso.

Categorías