En la ciudad de Jesús María se pretende realizar un loteo, llamado “El Iván”, donde la crecida del río Guanusacate sucedido en febrero de 2015 se llevó todo.

En diálogo con Radio El Brote, Julio Ortega, integrante de la Mesa de Agua y Ambiente de la localidad serrana de La Granja, contó que “el loteo tiene como antecedente que fue gestionado antes de las inundaciones del 15 de febrero de 2015. Diez días después de las inundaciones, la Secretaria de Ambiente le otorga la licencia ambiental que por supuesto, la Municipalidad de Jesús María, desestimó de plano.”

 

Esta mañana se realizará en las instalaciones municipales la audiencia pública obligatoria, que otorgará la correspondiente licencia ambiental necesaria para continuar las obras.

Ante esto, el Foro Ambiental Córdoba presentó una nota a la Secretaría de Ambiente de Córdoba en rechazo al loteo, donde señala que el Instituto Nacional del Agua-Centro de la Región Semiárida (INA-CIRSA), recomienda la no urbanización de esa zona.

“Por omisión o por error, lo cierto es que la Municipalidad está siendo cómplice en esta puesta en riesgo de los potenciales compradores de este lugar, porque justamente el instituto más importante en lo que se refiere a hidrología está diciendo que efectivamente ese lugar no puede ser habilitado para recursos inmobiliarios”, sostuvo Ortega.