Todo ocurrió cuando en Abril de 2015 una madre denunció a Reartes, por haber abusado de su hija. Luego de esta acusación, se sucedieron otras que dejaron al descubierto una serie de hechos perpetrados contra niños de tres, cuatro y cinco años de edad.

En su momento la niña había denunciado que el profesor no estaba solo, sino que había alguien que observaba, filmaba o sacaba fotos mientras el maestro la abusaba, lo que llevo a creer en una presunta red de pornografía infantil y pedofilia.

El día miércoles, el fiscal Esteban Reyna decidió no archivar la causa ya que encontró motivos para seguir investigando, entre los que se encuentra el hecho de que nunca se indagó a los imputados, no hubo allanamiento en el establecimiento ni en los hogares de los acusados.

En diálogo con Radio La Ranchada Florencia Bianci, Integrante del grupo de madres y padres de Collegium, explicó como sucedieron los hechos: