Se quitaron pensiones por discapacidad o vulnerabilidad. El gobierno nacional basó la medida en torno a la gestión anterior.

El gobierno nacional justificó el ajuste, alegando que el anterior gobierno kirchnerista había utilizado esta política de manera “clientelar”.

Desde la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales (CNPA) sentenciaron que había muchas personas que recibían la pensión y podían trabajar.

La postura generó el repudio social, tal es así que el fiscal encargado de delitos en Seguridad Social, Gabriel de Vedia detalló que cuando un ciudadano percibe un derecho establecido no se lo puede quitar.

De concretarse la medida, muchos discapacitados/as quedarían al desamparo debido a la dificultad de insertarse en el mundo laboral.