El pasado lunes, integrantes de la fundación Pablo Milesi y trabajadores de la biblioteca popular de Bella Vista, denunciaron las medidas tomadas por la fuerza de seguridad en dicho espacio debido al accionar del cuerpo policial de la provincia quien intento ingresar al establecimiento y detener a dos jóvenes que se encontraban en el establecimiento realizando actividades culturales. Los efectivos aseguraban que los chicos participaron de un acto delictivo. Matías Calderón, integrante del equipo técnico de la biblioteca manifestó que los jóvenes no tenían nada que ver con el robo y aseguro que quisieron detener a Susana Fiorito, presidenta de la fundación. “Los chicos son del barrio, participan de nuestros talleres y no están involucrados en el arrebato”, indicó Calderón y agregó que la Biblioteca permanentemente está asediada por la Policía: “Pedimos que se anule el Código de Faltas”, dijo. Durante el dialogo con los efectivos de seguridad, relató: “Le dijimos a la Policía que se retire de adentro del edificio. Empezaron a llegar varios móviles policiales. Nos amenazaron, decían que defendíamos delincuentes y que por eso iban a entrar y nos iban a llevar a todos” y cuando quisieron ingresar su postura fue clara: “Los policías insisten con que quieren ingresar al lugar. Nosotros les dijimos que sin orden de allanamiento no pueden ingresar” A su vez, al lugar de los hechos llego la damnificada del robo asegurando que los chicos que se encontraban dentro de la biblioteca no eran los mismos que arrebataron su celular. Finalmente, abogados compañeros de la organización llegaron hasta el establecimiento para interceder ante la Policía. De esa manera, los uniformados determinaron la postura de retirarse del lugar.

Escuchá el audio del vecino de la Biblioteca.