Un informe especial realizado por la BBC, manifiesta que uno es la mayor economía del mundo  y el otro es el país más  pequeño de América Latina. Y ambos tienen algo en común: encabezan la lista de las naciones con la mayor tasa de personas en prisión en el mundo. La investigación se llevo a cabo teniendo en cuenta una amplia mirada de la realidad carcelaria internacional.

Tres países de América Latina están entre los primeros 20 lugares del mundo con la mayor tasa de presos por cada 100 mil habitantes. Son Estados Unidos y El Salvador, los cuales ocupan el primer y el segundo lugar en este ranking mundial que establece la proporción de población tras las rejas por cada cien mil habitantes.

Las nuevas cifras que publicó a finales de abril el gobierno de EE. UU. ponen a ese país en el primer lugar. Los números indican que a finales de 2016 había 2.16 millones de personas en prisiones federales y locales, lo cual se traduce en una tasa de 655 presos por cada cien mil habitantes.

 San Quintín: la cárcel más antigua de Estados Unidos

Este primer lugar mundial coincide con la la tasa más baja registrada en los últimos 20 años, según un análisis del centro de investigaciones sociodemográficas Pew Research Center.

Después de EE. UU, el segundo lugar lo tiene El Salvador, el país más chico de América Latina. A pesar de que tiene una población 50 veces menor a la de EE. UU., hasta principios de este año había 39 mil 274 personas encarceladas, según el informe World Prison Brief.

Turkmenistán, país de Asia central, aparece en el tercer lugar con una tasa de 583.

Las Islas Vírgenes de EE. UU. aparece aparte y se ubica en el cuarto lugar a nivel mundial, con una tasa de 542 presos por cada cien mil habitantes (su población es de 143 mil personas).

Con una tasa de 514 aparece en quinto lugar Maldivas, la pequeña nación insular ubicada al sur de India.

El Pew Research Center advierte de que la falta de datos oficiales, o el hecho de que haya personas en detención bajo causas indeterminadas, es un obstáculo para determinar el lugar de algunos países.

En China, por ejemplo, hay cerca de 1.6 millones de presos en una nación de casi mil 400 millones, lo que pone a este país en el lugar 134 del mundo, con una tasa de 118 por cada cien mil habitantes.

Sin embargo, se estima que en ese país también hay 650 mil personas en centros de detención administrativa, lo cual interfiere con el cálculo real de personas privadas de su libertad por el Gobierno.

Situación de América Latina

En sexto lugar de este ranking aparece Cuba.

Panamá ocupa el lugar 17 con una tasa de 390, seguido de Costa Rica (19), con un ratio de 374.

México, país que atraviesa complejos problemas de inseguridad en la última década, se ubica en el lugar 97 del mundo con una tasa de 165. El país registró un descenso respecto a la tasa cercana a 200 presos por cada cien mil habitantes que sostuvo entre 2006 y 2014.

La nación con más población en la región, Brasil (207 millones), se ubicó en el lugar 26: con 675 mil 850 prisioneros, su tasa es de 325. Le sigue Uruguay, que con solo tres millones de habitantes alcanza una tasa de 321.

Así se puede concluir que los derechos de las personas en contexto de encierro, en diferentes partes del mundo, reflejan un panorama de sobrepoblación en países coomo EE. UU, y otros similares, comparando esa realidad con América Latina se ve clara la diferencia.