Antonia Contreras  comento a la LHVB, la experiencia que vienen llevando a cabo con la huerta comunitaria de barrio 9 de Julio. A su vez, Antonia está terminando la escolaridad primaria para adultos y milita también en la Red Villa 9 de Julio, con quienes viene llevando a cabo este proyecto.

Con la huerta se pretende no solo producir alimentos sanos, sino también que funcione como un espacio de educación y aprendizaje para que sea de ejemplo para otras huertas familiares.

La historia comienza cuando un vecino de manera solidaria cede un terreno para poder hacer la quinta y desde ese entonces, muchos alumnos (adultos mayores) y la comunidad barrial están invitados a participar, aprender y cultivar.

Los deseos de la red es que esta iniciativa se expanda y se replique en otros barrios populares de Córdoba y así fomentar y cambiar la agricultura a gran escala, que especula con el alimento, por la agricultura familiar.