Médicos Comunitarios es un programa de salud  que depende del estado nacional  y donde se trabaja sobre la promoción, asistencia y prevención como atención primaria en la capital y en otras localidades del interior provincial, en las zonas vulnerables.

Muchos profesionales que trabajan en este programa temen por la continuidad de sus puestos, ya que ven acciones por parte de estado nacional y provincial de vaciar y desfinanciar la salud pública al recortar fondos y reducir la  mano de obra.

En principio, la mayoría de los médicos y médicas están condiciones de becarias sin recibir un salario minino, así  como también desde el gobierno se les niega la organización sindical.

En palabras de Julia Di Santis, medica integrante de una vieja camada del equipo, indico a LHVB, “incluso la representación gremial no nos está reconocida, cuando dentro de cualquier convenio en Argentina, cualquier trabajador tiene derecho a agremiarse”.

Además de ello, desde la implementación del programa en 2004 y su resolución legislativa en 2016, hubo un solo aumento de $10.500 pesos en julio de 2016 y desde allí los montos están congelados, otros grupos no cobran desde diciembre y algunos ya superan más de doce meses sin cobrar nada.

Desde enero de 2018, la modalidad cambio y la nación decidió trasferir el programa a los municipios, lo cual es visto por Di Santis, como por sus compañeras como un intento de desfinanciacion de la salud y así quitarle recursos al programa,  y sin la posibilidad de negociar la continuidad de las contrataciones  por parte de la municipalidad de Córdoba.

El diciembre del año pasado se terminaba el contrato y las autoridades de la provincia y nación lo prorrogaron hasta marzo y de allí seguiría hasta diciembre, aun así de que las trabajadoras no tengan la certeza y seguridad  de la continuidad de sus puestos de labor comunitaria.

Audio: