El bloque de concejales de VAMOS presentaron, junto con el Sindicato de Motociclistas, Mensajes y Cadetes de la Provincia de Córdoba (Simmcapcor), un proyecto que regularía estas empresas de mensajería.

Los chicos no cuentan con ART, ni medidas de seguridad, como casco, ojo de gato, chalecos fluorescente, la mayoría están en negro. Los primeros meses no ganan nada ya que deben pagarse la mochila y el uniforme.

Las empresas son multinacionales que tienen sedes en otros países, son nuevas por lo cual no hay regulaciones sobre ellas, y cada vez cuentan con más empleados en situación irregular.

Reclutan a los jóvenes convenciéndolos que serán autónomos, su propios jefes, monotributistas. Sin embargo hay un estudio contable que les maneja el facturero, además si demoran mas de 35 minutos en hacer el pedido los suspenden y pueden darlos de baja en la app.

Las regulaciones que plantean son: Que la mochila no se cargue en la espalda si no que este en el vehículo, que la empresa garantice que los empleados tengan las medidas de seguridad necesarias, que tengan los empleados en blanco, entre otras.