Hoy el despertador sonó como todas las mañanas, sin realizar ningún tipo de objeción ni reproche, solamente sonó. Yo no había dormido muy bien y de un salto me incorpore al costado de la cama, con los ojos entreabiertos y el pelo todo revuelto. Sin perder tiempo me dirigí hacia el baño, allí frente al espejo pude observar mi rostro, percibir mi mirada y contemplar el sutil gesto de mis labios. Hoy no era un día más… Hoy mi respiración era poderosa y efervescente… Hoy mi corazón cabalgaba sin destino, buscando el brillo de lo simple y eterno. Hoy mi cuerpo se sentía más entero que lo habitual, generando intensas muestras de alegría en cada pestañar de mis ojos. Hoy la sangre viajaba electrificada por los caminos de mi ser, sangre acelerada y cubierta de vitalidad. Hoy era mi cumpleaños… Hoy llegaban mis primeros 25 años, hoy los almanaques se arrodillaban a mis pies para demostrarme fidelidad… Hoy los relojes se llenaban de colores y virtudes… Hoy mi vida se aferraba al infinito…Hoy un cuarto de siglo se acostaba dentro de mi piel…
Caminando muy despacio, di unos pasos hacia atrás y volví a mi dormitorio, cerrando los ojos me senté en el extremo de mi cama y mis pensamientos salieron despedidos por la galaxia de mi mente.
25 años… Coreaban las melodías de mis ideas… Los recuerdos comenzaban a desfilar en las fibras más íntimas de mi humanidad. Demasiados recuerdos se encendían y se apagaban en mi cerebro, como las estrellas lo hacen al amanecer. Observando el techo de mi habitación se desnudaron en mi mente todos los antiguos hogares por los que mis días habían tenido que transcurrir… Y sin pausa, vinieron a mi mente todas esas personas que hora tras hora luchan por obtener un techo… Un hábitat digno y justo…en ese instante, el viento abrió suavemente una de las puertas de mi casa, y espontáneamente se dibujaron en mis recuerdos todas los seres que alguna vez habían visitado mi hogar, mi lugar, mi sitio… Todos los pies que habían caminado mi suelo, mis alegrías, mis tristezas y mis esperanzas… La lluvia de inmortales momentos se consolidaba fuertemente en mi mente. Decidí acostarme para seguir disfrutando de tanta bella energía, de tanta vida que se materializaba en mis neuronas. Infinitas voces se agarraban de las manos, envolviendo mis oídos, voces coloridas y sensibles, voces desprejuiciadas y genuinas… Voces con olor a cuarteto y dignidad, voces valientes y trabajadoras… Esas voces calladas y escondidas se revelaban en cada latido de mi corazón. Voces libres y constructivas… Llenas de tierra y potrero…voces teñidas de calles y patios de colegios… Voces de fiesta y carnaval… Mi oído era un poderoso micrófono que reproducía sin censura cada sílaba, cada recuerdo… Cada voz…
Hoy 25 años habían pasado de aquel nacimiento… Momentos difíciles… Complicadas instancias, tristes jornadas… Mis 25 años no llegaban tan fáciles… Golpeaban las entrañas de mi existencia demostrándome que había superado muchas barreras y nunca había dejado de pedalear para adelante, en ese sutil instante una delicada sonrisa se posó en mis labios… Una sonrisa de rebeldía y constancia… Una risa de felicidad sublime.
Me puse de pie, cubierto de sonrisas, y estirando mis brazos hacia arriba pude tocarle las manos al sol, sin ningún código de faltas que se entrometiera en el camino… Puede saltar bien alto, hasta comprender la gran lucha que realiza una persona en silla de ruedas… Luego abrace mis manos… Descubriendo el gran valor de la vida y la libertad… Comencé a caminar, dirigiéndome a la puerta que daba al patio de mi casa, di unos pasos y debajo de la parra de uvas intente planificar una gran fiesta para celebrar mis 25 años… llenare la casa de amigos, de compañeros, de recueros…invitare a todo el barrio y a la villa, compartiré mi día con mucha gente , con personas que levantan banderas, con esos que usan el pantalón que el papá les heredo, me reuniré con seres que sueñan en libertad … Con los que planean un mundo más justo mientras viajan en bondi… Con esos que miran un espejo y ven la cara del vecino, con esos que andan soñando un amor en cada astro. Invitare a eso cuerpos que planifican una ilusión tomando mates … A esos que te dicen lo que piensan mirándote a los ojos…
Hoy festejare mis 25 años a lo grande… Para poder sentirme más joven.. Para robarle un pedazo de eternidad al universo… Hoy es mi día y quiero que vos estés a mi lado…
Categorías