En la escuela primaria Vicente Forestieri de Villa el Libertador el programa Paicor ya cuenta con menos raciones de alimento que la semana, cuando el gobierno de Schiaretti anunció la reducción de presupuesto. Micaela Cano, corresponsal de La Ranchada en el barrio explicó que “una gran cantidad de chicos tuvieron que ingresar a clases sin haber comido”.

Además, subrayó que muchos de los niños que asisten a esa escuela “es la única comida que reciben en el día” y ante la falta de porciones padres y maestros hicieron una colecta para comprar pebetes para que nadie se quedara sin comer. En este sentido apuntó que “debe ser el Estado quién dé respuestas reales y menos anuncios” y garantizar que puedan alimentarse si la familia no puede hacerlo.

Escuchá el informe.