La Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) rechazaron este viernes la Reforma Tributaria que impulsa el Gobierno al advertir que lleva a “más de 100.000” comercios pequeños al riesgo de cierre.

“Rechazamos esta medida que es un golpe directo a la rentabilidad de los kiosqueros porque son impuestos recesivos que castigan al trabajo formal y alientan al consumo ilegal”, dijeron los kiosqueros en un comunicado.

La entidad indicó que el sector viene con pérdida de rentabilidad desde hace varios años producto de la inflación, el aumento real de tarifas, la suba de los alquileres y el incremento en la presión impositiva.

El mayor impacto, dicen los kiosqueros, estará dado por el exponencial aumento de los impuestos para los cigarrillos, que son los que llevan clientes a comprar en estos comercios ese producto y otros.

La empresa British American Tobacco Argentina (ex Noble Piccardo) había advertido que la reforma tributaria concentrará el mercado, subirá precios, generará más comercio ilegal y le hará perder $14.100 millones de recaudación al Estado sólo en 2018.

“Un aumento de impuestos se traslada automáticamente al precio y castiga fuertemente a los eslabones más débiles de la cadena: kiosqueros, consumidor y trabajadores”, agregaron ahora los representantes de UKRA.

Por ello, los kiosqueros dicen que el avance de la Reforma Tributaria “agudizará la crisis” en la que se encuentran cuando en realidad la “mejora depende sí o sí de un repunte del consumo que no llega”.

Nos negamos a tener que recurrir a medidas de ajuste como el despido de personal o decisiones devastadoras como el cierre de nuestros comercios por no poder cubrir costos fijos”, agregaron.

La entidad indicó que con la iniciativa que impulsa el Gobierno la Argentina está yendo a recorrer el mismo camino que países como México, Uruguay, Colombia y Perú donde la instalación de impuestos de este tipo no solo no logró mejoras en sus índices de salud, sino que derivó en una fuerte crisis para los pequeños comerciantes ante la fuerte caída en las ventas de cigarrillos.

Fuente: Diario “La nueva Mañana”.