El aumento del 120% que aplicó el gobierno nacional al gas afectó directamente la rentabilidad de los trabajadores del volante que ya se organizaron para presentar un recurso judicial que los proteja.

Miguel Siciliano, uno de los abogados que patrocina el amparo, explicó que iniciaran dicho recurso para declarar la incostitucionalidad del aumento. Según explicó el abogado, el desmedido aumento en el GNC no responde al principio de razonabilidad ya que el servicio de taxis y remises no está subsidiado, y tal porcentaje del aumento a la materia prima de este sector pone en riesgo más de 20 mil puestos de trabajo.

El objetivo de este amparo es retrotraer los precios al mes de enero y discutir los aumentos de una manera más abarcativa, contemplando la posibilidad de subsidios al transporte a través de tarifas diferenciadas.

Por su parte, los trabajadores del volante subrayaron la necesidad de una medida que los proteja ya que los precios se trasladan a las tarifas y la gente busca otra opción de transporte.