El gobierno retiene 7000 millones a las provincias
Antes de entregar el gobierno, Cristina Fernández firmó un Decreto (2.631) que eliminaba la retención del 15% a las provincias. Dicho decreto atendía el fallo de la Corte Suprema de Justicia de devolver lo retenido a Córdoba, Santa Fe y San Luis, y cesar las retenciones al resto de las provincias. El último decreto de Macri 73/2016 desconoce el fallo de la Corte y retiene nuevamente el presupuesto de coparticipación a las provincias. Según explicó el economista, por este decreto Córdoba perderá entre 6500 y 7000 millones de pesos al año.

Además, el economista advirtió que las medidas adoptadas por el Ministerio de Hacienda y Finanzas comprometieron el futuro fiscal en virtud de que “ el gasto tiene una rigidez estructural a la baja en el sentido de que no van a eliminar los gastos sociales porque es una de las promesas (de campaña) y se van a ver fuertemente incrementados los compromisos con deudores dentro de este nuevo proceso de endeudamientos”. A esto se le suma la caída en la recaudación como consecuencia de las medidas tomadas en la eliminación de retenciones (al máiz, trigo y carne), el enfriamiento de la economía, el incremento inflacionario (…) y esto compromete severamente la situación fiscal federal por lo que necesitarán financiarse de cualquier manera”. Y aclaró que el modelo macrista apunta a devaluar el peso y endeudarse con organismos internacionales, y en ese sentido desconocen el fallo de la Corte”.

Inflación del 25% y los índices serán los de CABA
El ministro de Hacienda y Finanza, Alfonso Prat Gay anunció una inflación del 25% para este año. Pero ¿cómo repercute la inflación en nuestra vida cotidiana? Rinaldi explicó que quienes reciben un salario en pesos, con la inflación ese dinero vale menos. Y en el caso de los sectores de menores ingresos, la inflación “afecta más porque el total del ingreso es destinado al consumo. De modo que si el ingreso es bajo va a destinado a la canasta básica, que es afectada porque nosotros exportamos lo que comemos y la inflación impacta fuertemente por vía de la devaluación. Por “creerle al indicador del 3,6% de diciembre es ofender la inteligencia de la gente”. En referencia a la corrida de precios principalmente de la canasta alimentaria que desde noviembre a la actualidad ha sido correlativa con la devaluación, es decir de entre un 40 y 50% aproximadamente. “Por eso hablar de un 3,6% y una inflación del 25% trata de distraer las paritarias” y sentenció que el gobierno realiza una “estimación brutal de la inflación” ya que el gobierno decidió no divulgar cifras del INDEC.
Por otro lado, el índice que usará Hacienda y Finanzas para medir la inflación de todo el país será el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) que para Rinladi está subestimado, y es el que arrojó una inflación tramposa en la última medición.