Se inauguraron contenedores para separar materiales reciclables en tres plazas del pueblo. Los vecinos articulan acciones con la Municipalidad y trabajan voluntariamente para informar a la población y reducir la producción de basura en origen.

El conflicto tras el anuncio de la posible instalación de un megabasural en  Villa Parque Santa Ana generó en los vecinos organización social, acciones y reflexiones en cuanto a la problemática de qué hacer con la basura que generamos todos los días.

Desde los comienzos del conflicto, en octubre de 2016, los vecinos de Santa Ana no sólo se opusieron a la instalación del megavertedero de Cormecor en cercanías de sus viviendas -dónde Córdoba y otras 37 localidades de la zona metropolitana depositarían más de 2500 toneladas de basura diarias durante 30 años,  lo que significa más de 30 millones de toneladas acumuladas –  sino que llamaron a pensar otras políticas de tratamiento de residuos orientadas a reducir drásticamente los enterramientos de basura, exigiendo que: “Cada persona, cada barrio, cada municipio se haga responsable de su basura”.

En ese marco comenzaron a pensar colectivamente cómo hacerse responsable de los residuos generados en su comunidad. Asesorados por el Biólogo Ricardo Suárez y con el apoyo del Municipio, un grupo de vecinos nucleados en la Comisión Educación de los Vecinos Autoconvocados “Santa Ana sin Basura” comenzaron a trabajar para diseñar acciones tendientes a reducir la producción de residuos en origen, es decir, desde cada casa. Así, gracias a la gestión de Ricardo Suárez consiguieron el contacto con una empresa que facilita los contenedores para depositar vidrios, plásticos, papeles y cartones, que serán retirados semanalmente para ser preparados para su reciclaje. Además, el propio Ricardo Suárez brindó un taller abierto a toda la comunidad sobre reducción de residuos desde la cocina; enseñando cómo separar los materiales orgánicos e inorgánicos, preparar el compost y reutilizar los innumerables empaques de los alimentos.

El pasado 4 de Enero, se realizó en la Plaza del Ángel, el acto de inauguración de los contenedores que se ubican en tres plazas de la localidad. Magalí Schuble, una de las vecinas voluntarias, hizo hincapié en la necesidad de articular las acciones vecinales a las políticas públicas para lograr un verdadero impacto en la reducción de residuos sólidos urbanos “Nosotros queremos demostrar que existen alternativas en el tratamiento de la basura. Y que eso empieza con la toma de conciencia de cada persona, de cada casa, cada familia y obviamente cada municipio. Esto debería ser el primer paso a políticas estatales y realmente serias de reducción de basura”. También estuvo presente el intendente José Luis Bécker quien señaló el apoyo de la Municipalidad a la campaña y agradeció el trabajo de los vecinos.

También, desde la Comisión Educación, se prepararon instructivos que aconsejan cómo reducir la producción de residuos domiciliarios desde la compra, en la selección de envases retornables, empaques reciclables, etc. En las próximas semanas, grupos voluntarios de vecinos visitarán cada casa de la localidad para informar a las familias sobre el uso de los contenedores y la importancia de comprometerse en la reducción de la producción de basura “estamos trabajando en la concientización que creemos que es lo más difícil” finalizó Schuble.