Aunque la medida estaba anunciada para los primeros días de 2018, se anticipó para el domingo 1° de Octubre, así lo decidió el ministro de Energía, Juan José Aranguren. La suba se establece bajo la alineación de los precios del petróleo y los combustibles Argentinos, con los precios a nivel internacional.

A su vez, no hay por el momento algún tope para el traslado de la cotización internacional a los precios del surtidor, ni tampoco una pauta de la frecuencia en que pueden realizarse las modificaciones tanto hacia arriba como hacia abajo. Esto implica que si hay una liberalización total, como la que aplican los EE.UU, los valores al público pueden variar casi todos los días, aunque en realidad las refinerías pagan el petróleo una sola vez al mes.