La Ley Nacional 25.929, Ley del parto respetado, también llamado humanizado, fue reglamentada y publicada en el Boletín Oficial el pasado jueves, luego de 11 años de lucha.

Esta reglamentación, establece entre sus puntos más importantes, el derecho de todas las mujeres a recibir información antes, durante y después del parto, elegir a la persona que quieren que las acompañe y la posición en la que quiere parir.

Natalia Roca, integrante de Mujeres por un Parto Respetado Córdoba, explicó que esto implica un “trato digno y respetuoso hacia la persona, donde el protagonista ya no es el médico sino la familia la mujer y el bebé”. También, en palabras de Natalia, que se respete la fisiología del cuerpo de la mujer y no se la invada con prácticas innecesarias”.

La plena aplicación de esta ley, será muy difícil, ya que existe una corporación del sistema de salud con intereses económicos donde también influye el factor tiempo; el parto y las mujer son considerados “una cadena de montaje donde hay que sacar la mayor cantidad de partos por día, como una unidad de negocio”.

Es de resaltar también, que la ley, en su artículo 5, detalla que cada provincia está encargada de su instrumentación y en Córdoba aún se encuentran a la espera de ver como se implementará.