Javier Tolcachier, periodista e investigador de la Agencia Pressenza para la Paz y No violencia de América Latina y el Caribe relató las noticias más relevantes de la región en una análisis a fondo sobre la necesidad de atender y fortalecer la soberanía de la Patria Grande.

Comenzando por el país hermano del Paraguay, el 16 de agosto se celebró el Día del Niño en una jornada de trágicos y tristes recuerdos. En esa misma fecha, durante el año 1869, se realizó la Batalla de Acosta Ñu en el marco de la Guerra de la Triple Alianza. Un ejército de 20.000 soldados de la Alianza, conformado en su mayoría por brasileños, masacró a los defensores paraguayos agrupados en 500 veteranos y 3500 niños de entre 6 y 15 años. El Fratricidio fue orden explícito del General argentino Bartolomé Mitre y del Imperio Británico.

En tanto, el mismo día, en República Dominicana asumió el Presidente Danilo Medina en una fecha conmemorativa de los 153 años de la Guerra de la Restauración, donde los revolucionarios dominicanos pelearon contra el despotismo del Presidente Pedro Santana que entregó a la República al dominio español. Esa Guerra que ganaron los revolucionarios significó la Segunda Soberanía de la República Dominicana.

Evo Morales denunció la presencia de los ejércitos militares de Estados Unidos y Chile, los cuales están accionando tareas de inteligencia en territorio boliviano desde julio. Se ubican en la zona limítrofe entre ambos países andinos, la cual fue escenario del conflicto por la Guerra del Pacífico o, también conocida como Guerra del Salitre o Guerra del Guano, en una alianza chileno-peruana en unión con el Imperio Británico para ocupar la costa de Bolivia. La fecha conmemorativa de la derrota es celebrada por el pueblo boliviano como el Día del Mar. Ante esta amenaza, el Presidente del Estado Plurinacional inauguró la Escuela de Formación Militar Antiimperalista.

A su vez, las Bases Militares Norteamericanas siguen avanzando cada vez más. Ya son 800 ocupaciones de las Fuerzas Armadas y de Inteligencia de Estados Unidos en 80 países del mundo, generando un dominio más directo que los simples tratados de libre comercio promulgados con las distintas naciones, montando un verdadero ejército de ocupación andante para el control físico y estratégico.

Por último, Javier Tolcachier se refirió a esta amenaza pero en sus vertientes locales, donde convivimos con falsos patriotas que están entregando y vendiendo los países al extranjero, transformando a la Región en una zona frágil en términos de conservar la paz, preservar la democracia y ampliar la soberanía.