En la colaboración semanal de María Laura González, conocimos la historia de Ariel, un portador de V.I.H. quien nos contó cómo es vivir con el Virus y qué es la adherencia al Tratamiento Antirretroviral.

Ariel, portador del Virus desde hace 11 años, es adherente y profesional de la Salud. Su diagnóstico de HIV Positivo significó un antes y un después en su vida, la cual mejoró radicalmente con la adherencia al Tratamiento Antirretroviral que le permitió fortalecer la relación con sus afectos y suavizar su carácter, generando un gran poder de reflexividad. El ser adherente al Tratamiento Antirretroviral no sólo significa cumplir con la medicación sino, también, hacerse los laboratorios de rutina, ir al médico periódicamente y usar preservativo.

Si bien al principio sintió una gran dificultad para abordar su diagnóstico con momentos de bajones depresivos, recibió gran apoyo de su familia, de su hermano gemelo, de su Madre, de sus hijos, de sus nietos y no vivenció ningún tipo de discriminación en su trabajo. Hoy por hoy, Ariel posee una carga viral indetectable, gracias al Tratamiento Antirretroviral, lo que significa que sus defensas están bien, reduciéndose el riesgo de poder transmitirle el Virus a otra persona y de adquirir enfermedades inmunológicas.

La fórmula para vivir bien con el Virus, en una instancia plena, es el cumplimiento estricto del horario de la medicación con un gran compromiso en el acostumbramiento y en la adherencia. A su vez, es muy aconsejable realizar actividad física constante y comer saludable.  Actualmente, el cóctel medicinal de medicamentos para un portador de V.I.H. se ha reducido a una sola píldora llamada Atripla, la cual contiene tres drogas en una dosis.

“Cambió considerablemente mi percepción con respecto a la gente que tenía V.I.H. desde que supe de mi diagnóstico. Antes, creía que las personas portadoras del Virus no podían tener sexo y eso no es así. Se puede tener una vida sexual normal mientras se cumplan los cuidados pertinentes como el uso de preservativo durante toda la relación”, confesó Ariel.

“Al asumirme yo, y hacerme cargo del Virus, pude ir concretando cosas que había dejado pendiente a lo largo de mi vida”, manifestó Ariel, quien, además, comentó la importancia que tuvo en su equilibrio anímico el Grupo de Reflexión que se realiza todos los miércoles en el Hospital Rawson. “La idea es aferrarse a las contenciones más cercanas y alejarse de los ámbitos de discriminación, haciéndole entender al resto de la sociedad que el SIDA es una enfermedad más y que nadie se enferma porque quiere sino que los accidentes ocurren”.

Como consejo para la gente que tiene miedo de testearse, Ariel opina: “El miedo no conduce a nada, ya que te demora el tratamiento y eso es muy negativo. Mientras más pronto sea el diagnóstico, más posibilidades hay de estar fuerte y poder encarar el Tratamiento, el cual no debe abandonarse porque reducimos nuestras oportunidades de salir adelante”.

Por último, Ariel manifestó el reconocimiento de ser adherente a una enfermedad crónica con la cual se puede vivir y se puede vivir bien, en la cual no existen discapacidades y donde se puede tener relaciones normales y una vida sana.

Para hacerte el Testeo voluntario, confidencial y gratuito, podés acercarte a cualquier hospital público o al Programa SIDA de la Provincia de Córdoba todos los días de lunes a viernes de 8 a 14 hs y, también, los lunes por la tarde.