El miércoles 27 de Diciembre se cumplieron seis meses del asesinato de Sergio Cuello por las balas que disparó la Policía el 27 de junio de este año en Barrio Altamira.
Sergio Cuello, conocido por todos, fue un participante activo de las actividades barriales. Formó parte de “La Barranquita”, organización barrial en la que asumió diferentes tareas, la más importante fue la de la construcción del salón comunitario en 2006 en el que funcionaba la copa de leche y el apoyo escolar para más de 50 niños y niñas de barrio Altamira y Maldonado.

Se unió a “Libres en Lucha” este año, volviendo a ser participante activo del barrio. “La comunidad significaba mucho para Sergio. Y se comprometía con el “hacer” desde un lugar muy esencial: le importaba mucho cómo se sentía la otra persona”, lo recordó su amiga y compañera de lucha, Priscila.
Sergio fue padre de un niño que se llama Ramiro (10 años) y una hija que se llama Lirios (9 meses), quien nació el 19 de marzo.
A Sergio Cuello lo mataron el 27 de junio de 2017.

Por el asesinato, están acusados los dos policías que dispararon: Franco Ezequiel Calderón y Esteban Emanuel Carrizo, ambos por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. El caso está a cargo del fiscal de Instrucción Pedro Caballero.
La fiscalía debe indagar si los disparos que salieron de las armas reglamentarias de los policías fueron en legítima defensa o si abusaron de su cargo.
Sergio fue hijo, hermano, amigo, vecino, compañero de todos en el barrio.

#SergioCuelloPresente

Fuente: La Tinta