De que hablamos cuando decimos “Derecho al acceso a la Cultura”. Se trata de que cualquier familia, persona anciana, adulta, joven o niña  pueda acceder a actividades culturales, recreativas, y deportivas y cualquier otra actividad que promueva las relaciones comunitarias del barrio. Y que su condición económica, habitacional o geográfica no sean un obstáculo.   Uno de los ejemplos son las bibliotecas Populares, de puertas abiertas, de fácil acceso, en el barrio. Esos lugares de encuentro donde se comparten las vivencias y las experiencias de cada uno, y a su vez se aprende.

Las Bibliotecas Populares son hoy alrededor de 2000 en el país, y 200 en la Provincia de Córdoba. En éstas se realizan actividades diversas como el préstamo de libros, la promoción de la lectura o el apoyo escolar a bingos, ferias de ropa, merenderos, etc. Representan en este sentido, , la forma en que los ciudadanos se organizan para dar respuesta a las necesidades, no sólo culturales, de su comunidad.

En el segmento de todos los lunes de las Bibliotecas Populares de Córdoba, en La Hora de las Villas y los Barrios conversamos con Juan Manuel Andrés, uno de los coordinadores del Programa de Apoyo a Bibliotecas Populares de la Facultad de Filosofía de la UNC. Vienen trabajando hace 2 años con diferentes bibliotecas populares de las barriadas cordobesas.

Son 40 millones de pesos los recortados a las Bibliotecas Populares que actualmente en su mayoría se sostienen a voluntad y por autogestión. Juan Manuel expresa que la distribución de aportes del presupuesto 2019 es un claro reflejo de donde están los intereses del Gobierno, y que es una decisión política.

Ante este ajuste que sufren los espacios comunitarios, las bibliotecas populares, deciden seguir organizándose, y trabajar en red para que se escuche más fuerte su voz y que el gobierno entienda que el acceso a la cultura es un derecho fundamental para todos y todas en cualquier parte del mundo.

(Audio)