Benjamín Blanch, Titular de la Cámara de Supermercados de Córdoba, catalogó de “light” los dichos de Prat Gay sobre el Proyecto de Ley Góndola y desestimó que la propuesta llegue a oficializarse. Además, habló de la caída de las ventas, de la apertura de paritarias y de la posibilidad de nuevos despidos.

Actualmente, son muchas las grandes y medianas empresas que ocupan cantidades importantes en las góndolas de super e hipermercados en Córdoba. A partir de esto, Blanch manifestó que si los microemprendimientos o pequeñas empresas logran adecuarse a todas las exigencias sanitarias e impositivas a nivel municipal, provincial y nacional y si no tiene problemas con la gestión de código de barras y de facturación, los supermercados estarán “gustosos de poder incluir productos regionales”.

Sin embargo, Blanch aclaró: “No podemos arriesgarnos a comprar un producto que no tenga todos los análisis en regla porque después la muta cae sobre nosotros” y agregó: “Sabemos que las pymes tienen que pasar muchos obstáculos a la hora de comercializar en los supermercados pero, a veces, sus productos generan más pérdidas económicas y dejan de estar en competencia”.

Con respecto al mínimo del 20% de productos regionales que propone la Ley Góndola, el Titular de la Cámara de Supoermercadistas expresó el interrogante de qué hacer con empresas como Porta, Veneciana, Dulcor o Orieta que también son cordobesas.

Asimismo, en los supermercados de Córdoba se registró una caída general de más del 3% con respecto a agosto del año pasado ante la falta de poder adquisitivo de la población. Los parámetros se reflejan con el hecho de que la gente dejó de comprar primeras marcas para pasar a comprar segundas y hasta terceras y eso implica una reducción en el monto global de venta.

Por último, ante la consulta sobre la posibilidad de despidos en el rubro, Blanch explicó que el Gremio de Comercio se ha reunido con la Cámara para llegar a un acuerdo: “Si hay un aumento considerable en las paritarias, pueden peligrar algunos puestos de trabajo”.