En el marco del proyecto de investigación aplicada: “Estrategias de diseño y comercialización

en la confección de indumentaria en el Gran Córdoba. Hacia un Centro de Innovación y Diseño

para la Economía Social”, aprobado a fines de 2014 por la Secretaría de Políticas Universitarias

del Ministerio de Educación de la Nación, visitamos esta vez a los emprendedores de la

Cooperativa Textil Saldán.

En su comercio-taller, y mientras ellos trabajaban en los diseños y los cortes, conversamos

acerca de su constitución como cooperativa y de su inserción en el mercado textil de Córdoba

y la región. Son cinco socios los que conforman la Cooperativa actualmente, en el taller ese día

estaban trabajando tres de ellos, Ariel, Nicolás y Juan, que entre mates, moldes y máquinas de

coser nos contaron un poco su experiencia.

Cada uno de ellos ya venía trabajando en el ámbito textil, habían aprendido el oficio en sus

familias o de manera autodidacta, y cada uno tenía su propio taller. Remarcan el crecimiento

en los emprendimientos a partir de su constitución como cooperativa, si bien nos cuentan que

fue un proceso lento y que requirió mucho esfuerzo desde el principio, nos cuentan que el

trabajo viene creciendo cada vez más y celebran el haberse animado a agruparse. Cuando cada

uno trabajaba por cuenta propia, notaban que su trabajo no era valorado y remunerado como

correspondía, o si trabajaban autónomamente en muchos casos no lograban satisfacer las

demandas de la manera en que les hubiera gustado. Destacan que en el ámbito textil es difícil

conseguir mano de obra especializada, y como la calidad es una de sus prioridades al momento

de comercializar sus trabajos, empezaron a considerar la idea de juntarse y conformar una

cooperativa de trabajo. Sabían que sería una gran tarea y que requerían una espalda financiera

importante, pero con prepotencia de trabajo y sumando la ayuda de los Ministerios de Trabajo

y de Desarrollo Social de la Nación, que mediante distintos programas de promoción y

afianzamiento de valores cooperativos otorgan subsidios y créditos a emprendedores, se

constituyeron hace 2 años como cooperativa y hoy producen ropa de trabajo y fundas de

instrumentos musicales que comercializan en toda la región del Gran Córdoba. Tienen un taller

bien armado, con muchas máquinas y cada vez se fortalecen más como industria textil en la

zona.

IMG_20150820_130525793_HDR

Los clientes de la cooperativa son los que ya venían comercializando con ellos de manera

particular y otros que se fueron sumando cuando conocían sus trabajos. De boca en boca es

como se van haciendo conocidos, ofrecen sus uniformes y ropa en escuelas y en fábricas y

además comercializan sus producciones y otros insumos en su salón de ventas. Con respecto a

las fundas de instrumentos que realizan, es un trabajo muy especializado y buscan garantizar

calidad y originalidad en su producción, “ser dueños y hacer nosotros las piezas desde el

comienzo, garantiza calidad”. Sostienen que la industria textil está bastante desarrollada en

Buenos Aires e incluso en Rosario, pero no sucede lo mismo todavía con Córdoba, donde los

emprendedores y trabajadores artesanales no pueden competir con las grandes marcas, y

como lo que ellos buscan es fortalecerse en la producción industrial les interesa mucho el

desarrollo del mercado textil desde la economía social y cooperativa. Alientan a los

emprendedores a agruparse, a especializarse y a producir siempre más. De eso se tratan sus

objetivos, se encuentran con obstáculos para producir en cantidad ya que la espalda

económica de la cooperativa permite un desenvolvimiento cotidiano y no todavía tan a largo

plazo, sin embargo se esfuerzan por producir trabajos otorgando ponderancia a lo cualitativo,

a la originalidad y al buen trato con los clientes y con los demás emprendedores del rubro.

En este sentido es también que participan del proyecto, ya que consideran fundamental el

intercambio entre pares por la dignidad de su trabajo, “es un trabajo muy precarizado”

afirman con cierta preocupación, también señalan que al ser una asociación de pequeño

monto les cuesta en ocasiones conseguir insumos, por lo que valoran en gran medida la

articulación entre emprendedores y cooperativas para la cooperación mutua.

Para conocer sus producciones o ponerse en contacto con ellos, se los puede visitar en el salón

de ventas de la cooperativa en la Avenida Goycoechea 1620, en Villa Allende. Realizan ventas

de productos que ya tienen y también toman pedidos con demandas particulares. Su página en

Facebook