Por Marco Galán.

Finalmente Mestre promulgo la ordenanza “Reserva de Inmuebles con Destino Social”. Ahora empieza la cuenta regresiva, ya no hay excusas, hay que cobrar los impuestos a las empresas constructoras y las inmobiliarias y comenzar a producir lotes con servicios para las familias que habitan en la ciudad de Córdoba.

La Ordenanza establece en su Art. 3° que “SERÁ finalidad de la Reserva De Inmuebles con Destino Social, satisfacer la demanda de tierra para promoción de la vivienda única propia, regularización dominial, desarrollo de urbanizaciones sociales y urbanizaciones promovidas por el Estado, provisión de espacios verdes públicos de recreación y/o deportivos, localización y provisión de equipamiento comunitario”. Esta más que claro que el municipio debe garantizar el acceso a la tierra, la dotación de infraestructura, el equipamiento comunitario y la regularización dominial a las miles de familias que lo necesitan.

En su Art. 6°.- Crea el Consejo Asesor Honorario donde solo se establecen tres (3) representantes de Organizaciones de la Sociedad Civil existente en la ciudad de Córdoba con experiencia debidamente acreditada en temas de tierra y vivienda, por lo que Mestre debe convocar a referentes con dilatada trayectoria en el campo del hábitat y construir este espacio de participación y control social de los fondos que se recauden y donde van a ser realizadas las inversiones, como así también quienes eran los destinatarios que accedan a las soluciones habitacionales.

Mestre tiene que cobrarles impuestos a los empresarios de la construcción y las inmobiliarias ya que el Art 10° establece que las nuevas urbanizaciones o loteos contemplados en el Art 4° de la Ordenanza 8060/86 y 8606/91deberán aportar el DOS por ciento (2%) de la superficie parcelaria apta para el uso privado.

Por otra parte, la ordenanza, impone al Municipio a través del Art. 16° a concretar la Creación del Padrón de Postulantes de la Reserva de Inmuebles con Destino Social, al fin de receptar las inscripciones de personas físicas que postulen para acceder a inmuebles de la Reserva. Los postulantes deberán cumplir las siguientes condiciones: a) No ser titular, co-titular y/o poseedor de otro bien inmueble. b) No ser beneficiario de otra solución habitacional por parte de los distintos niveles de Estado. c) Tener grupo familiar a su cargo. d) No tener relación de parentesco de ningún tipo con funcionarios municipales, Provinciales o Nacionales. etc. Esto Padrón de postulantes es sumamente importante porque nunca antes la municipalidad tuvo un registro de la demanda habitacional de la Ciudad. También mantiene la posibilidad de que las Organizaciones de la Sociedad Civil existentes en la ciudad de Córdoba con experiencia debidamente acreditada en temas de tierra y vivienda podrán elevar listados de postulantes, los que deberán cumplir con todos los requisitos de la presente.

Con este padrón de postulantes sabremos cuantas familias cordobesas no tienen tierra para construir sus viviendas y en tal sentido se espera que el municipio establezca mecanismos claros y trasparentes para las futuras adjudicatarias de los lotes que produzca esta ordenanza.

Con los datos oficiales , hemos estimado que si se cobran los impuestos desde el año 2011 a la fecha, esto equivale a $ 500.000.000 ( quinientos millones de pesos) que traducidos al valor de los lotes del programa provincial LOTENGO donde un lote se vende en $ 200.000, el Municipio puede y debe producir por lo menos unos 2500 lotes con servicios.

Categorías