Jeremías Rassi, en el móvil directo de La Ranchada, se dirigió a Barrio Lourdes, en las cercanías de Argüello, para cubrir la toma del Colegio Técnico I.P.E.M Nº 23 Lino Spilimbergo. Desde allí, entrevistó a Lucía Olguín, madre de una alumna y Presidenta de la Cooperadora de la Escuela.

El retorno a clases en el Colegio I.P.E.M Nº 23 Lino Spilimbergo, luego del receso invernal, se vio impedido tras una toma de la institución.
La protesta comenzó el día lunes 25 de julio ante el reclamo de los Padres de los alumnos que
llevan 7 años denunciado promesas incumplidas sobre la terminación de la infraestructura edilicia de la escuela.
El año pasado ya habían realizado una toma de 15 días para conseguir la edificación de los dos pisos que tiene actualmente el Colegio.

Lucía, quien está a cargo de la toma, declaró que el gas no funciona en el colegio y, por eso, los alumnos no pueden asistir a los talleres, ni utilizar el laboratorio. “Los chicos han tenido que limpiar ellos mismos el S.U.N. para poder tener Educación Física”, expresó.

El Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba había presentado un cronograma de terminación con fecha de inauguración estipulada para el 30 de abril de este año. “Ningún funcionario público se acercó a la toma, a pesar de que enviamos una nota a la Casa de Gobierno para dar conocimiento de lo que los padres estamos dispuestos a hacer”, relató Lucía y, además, manifestó: “Nos están tomando el pelo a los padres y, especialmente, a los chicos que son los que asisten todos los días a un colegio que está en obras de construcción”.

Según últimas informaciones, el I.P.E.M Nº 23 no estaría oficializado como Colegio Técnico, derivando en un problema legal que evitaría la terminación de la obra y generaría una dependencia directa con el Anexo de Unquillo. “En mayo, la empresa constructora se fue de repente y no vinieron más. Ahora, estamos pidiendo que un arquitecto presente los papeles correspondientes para demostrar si la escuela cumple con las condiciones legales o no”, comentó Lucía y agregó: “Si seguimos en esta situación, la escuela nunca se va a terminar”.