La revista producida y editada por jóvenes del espacio Socioeducativo Complejo Esperanza, ayer tuvo una jornada cargada de emoción y reconocimiento por la comunidad educativa y público en general en el marco de la Feria del Libro.

“Para romper las barreras del silencio, para cortar las mordazas del encierro y darle cuerpo, en palabras, a las historias de muchas niñas, niños y adolescentes que tienen mucho por gritar y nada por callar”, se escuchó decir al inicio de la presentación del décimo número de la revista “Tumbando Rejas”.

Ni el sofocante calor que acompañó la presentación, en una carpa instalada en el patio del Cabildo Histórico y como parte de las actividades que se desarrollan por la Feria del Libro, debilitaron la emoción y la sensibilidad que embargó a un centenar de personas que dijeron “presente”.

Es que ante la lectura de algunos textos escritos por jóvenes que permanecen o pasaron por el Complejo Esperanza, a más de uno, incluido los profesores encargados de ponerle voz, las lágrimas terminaron de surcar más de una mejilla. En un acto de desahogo que solo al que acompaña de cerca el proceso de recuperación de niñas, niños y adolescentes, dimensiona lo que significa estar en el día a día con esos jóvenes.

Los momentos emotivos se sucedieron uno tras otro. Como los afectuosos saludos, buenos augurios y de reconocimiento que se transmitieron por las pantallas allí instaladas donde personalidades ligadas al espíritu de la revista hicieron su aporte como Sonia Torres, Liliana Herrero, Los Caligaris, El Amafuerte, Ariel Borda, Bichi Luque, Emanuel Rodríguez y Juan Iñaki, entre otros.

También enorgulleció a los presentes las actuaciones de Josué y Agustín, encargados de ponerle música a la realidad que vivieron con interpretaciones de Hip Hop y Big Box, donde sumaron al rapero colombiano David.

En la oportunidad, además se presentó la nueva novela “Compañeros hasta el frunche”, surgida de los talleres literarios que se dictan en la biblioteca escolar del Complejo Esperanza y que se puede conseguir en el stand de la feria de Abuelas de Plaza de Mayo.

El equipo de trabajo, que durante todo el año coordinan las áreas, las materias que se dictan y la elaboración de la revista “Tumbando Rejas”, está compuesto por alrededor de 30 docentes, entre los cuales coordinan las actividades Diego Ceballos, Valeria Beas, Letizia Barbero y Ana María Peiretti, por citar algunos.

La publicación es posible mediante el trabajo que lleva adelante el grupo de educadores del Cenma “Profesora María Saleme de Burnichón”, los ministerios de Justicia y Derechos Humanos; de Educación y la secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SeNAF).