Como consecuencia de la brutal represión que llevó a cabo el Estado nacional este lunes en las afueras del Congreso de la Nación durante la sesión por la reforma previsional, un jubilado de 64 años perdió su ojo izquierdo.

Se trata de Roberto Álvarez, quien por más de 30 años trabajó y militó en el gremio gráfico, organizando la Naranja anti burocrática, y quien se había jubilado hacía apenas dos meses.

Álvarez iba junto a la columna del Partido Obrero y al llegar a la esquina de calle Rivadavia y Sáenz Peña, la policía se quedó sin gas lacrimógeno y comenzó a tirar piedras sobre los manifestantes. Una de ellas le pegó en el rostro y le causó la grave herida.

En su muro de Facebook, el hombre escribió: “Soy el Barba de Morón. En la represión que hubo en la jornada de ayer fui lastimado con una grave lesión que me ocasionó la pérdida de mi ojo izquierdo. Estoy internado en el hospital Durán. Esta pérdida no cambia mi convicción de seguir luchando por la clase obrera y el socialismo. Abrazo compañeros.”

Por otro lado, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) denunció que uno de sus integrantes fue hospitalizado y debió ser operado, perdiendo finalmente también uno de sus ojos.

El joven fue operado en el hospital oftalmológico Santa Lucía, del barrio de Monserrat. El FOL difundió las imágenes desde allí.

 

FUENTE: La Nueva Mañana.