La Cámara 11 del Crimen de la provincia de Córdoba resolvió la reducción de la condena para los dos policías involucrados en el asesinado de Franco Amaya,ocurrido el 22 de febrero de 2017 en un control vehicular en Villa Carlos Paz.

Rodrigo Maximiliano Velardo Bustos, autor del disparo, fue juzgado solo por ser autor del crimen y por el uso de arma de fuego, no por su calidad de agente policial. Eso hizo que su condena fuera por 12 años y no prisión perpetua como había solicitado la familia. En tanto, el policía José Ezequiel Villagra fue absuelto del delito de omisión de los deberes de funcionario público, la imputación con la que había legado hasta este juicio. El tribunal consideró que Villagra arbitró los medios necesarios para que Franco reciba atención médica, siendo que los testimonios dieron cuenta de que ni siquiera llamó a una ambulancia.

El fallo generó el repudio generalizado de familiares, amigos y organizaciones que esperaban el fallo afuera de tribunales.

“Debe ir a presión el que mató y debe ser condenado el otro policía que no controló a su compañero y que miro para otro lado, ambos en estado de ebriedad. No termina una etapa aquí, comienza una nueva: comenzar a construir una sociedad que espera algo distinto, que los policías den el ejemplo y no maten a jóvenes desarmados, menos por la espalda”, expresó el abogado Carlos Nayi a Villanos Radio, tras conocerse el fallo. El abogado adelantó que irán a Casación hasta alcanzar este objetivo.

Laura Cortez, la mamá de Franco, señaló que “vamos a seguir hasta el final, no vamos a dejar que esto quede así, porque yo perdí a mi hijo y ese asesino va a salir en un par de años”. Laura dijo que no esperaba este fallo y que en cambio esperaba que condenen al policía a cadena perpetua.

(Fuente: FARCO)