Uriel es un niño de tan solo 3 años que fue victima de una pelea entre su padre y un vecino.
Como consecuencia de esa pelea, el infante recibió el ataque de una bomba molotov que le produjo graves quemaduras y, según los especialistas, le tomará entre 8 y 9 años recuperarse.
Hablamos con Natalia, su madre, que nos relató el episodio y nos pidió encarecidamente una colaboración ya que ellos no cuentan con los medios económicos para afrontar el costo tratamiento.
Para colaborar te podés comunicar al (0351) 152-140541.