Vecinos del barrio Nuestro Hogar III, junto a otras organizaciones, reclaman por los recortes en las asistencias de alimentos para comedores y merenderos que planea realizar el gobierno.

El comedor comunitario que llevan adelante los vecinos del barrio Nuestro Hogar III, es uno más, de los tantos espacios que se verán afectados directamente por los recortes en las asistencias para comedores y merenderos que planea llevar a cabo el gobierno a partir del año próximo.

El pasado miércoles, junto a otras organizaciones, reclamaron en diferentes puntos de la ciudad de Córdoba, en muestra de repudio a esta propuesta. Mónica, una de la vecinas del Comedor Nuestro Hogar III, dijo que sienten que “el gobierno se está burlando de todos, se está riendo de la necesidad de la gente”. Aseguró que van a seguir luchando, que no van a parar hasta que el Estado les dé una respuesta razonable y no van a permitir que cierren estos espacios. Son muchos los niños que se alimentan gracias a los comedores comunitarios y las copa de leche, además de ser también un espacio de contención.

Mónica manifestó su gran preocupación por la situación: “Me parece que no da que hoy el gobierno quiera hacer un recorte de alimentos, ni siquiera estamos recibiendo la alimentación como tiene que ser y lo poco que nos están dando, también nos quieren quitar”. Sostiene que la calidad de los alimentos no es la mejor para alimentar a los niños y que la cantidad de raciones calculadas por el estado no son suficientes y cada vez reciben menos. Consideran que la solución propuesta por el gobierno, la llamada tarjeta social, no es conveniente ya que “Ninguna familia con 5 o 6 niños puede comer con 650 pesos”.