Los habitantes de Villa El Bordo demandan gobierno provincial que se haga responsable de la mensura de las tierras, 2 años después de la ley de urbanización. Radio La Ranchada se acercó con el móvil de exteriores al barrio para dialogar con Franco y Quelo, referentes de la zona.

El proceso de lucha por la dignidad de una vivienda no terminó, los vecinos siguen esperando que el poder ejecutivo lleve a cabo la urbanización del barrio, comenzando con la realización de la mensura de la tierra “ya que es algo que los vecinos no pueden hacer ni costear”.

El proceso de urbanización es urgente por numerosos motivos que afectan la vida diaria de cualquier habitante. Un ejemplo claro son las calles, intransitables cuando llueve debido al abandono que el municipio hizo de ellas. Si bien una empresa constructora realiza algunas tareas de mantenimiento para sus propios fines, los días de lluvia son un verdadero pantano de barro: “cuando llueve el barro a ellos no les interesa pero a los vecinos sí”.

Villa El Bordo está reclamando más que su derecho a la tierra, demandan ejercer el “derecho a la ciudad, a un hábitat digno, sin basural, con las calles asfaltadas”.

En este sentido, apuntaron a lo impactante que resulta la postal de la zona, que en su composición muestra a la villa con sus calles de tierra, falta de desagües, luminaria, espacios verdes abandonados,  con el complejo de edificios de la empresa GAMA S.A de fondo.

En el lugar viven unas 100 familias que desde hace tiempo sufren la presión constante de la empresa GAMA S.A., interesada en los terrenos del barrio. Desde hace años, este grupo de vecinos está esperando la promesa del Director de Hábitat, Pablo Messori, de tener una casa propia.