Vecinos y vecinas de barrio 16 de Abril se encuentra preocupados y en alerta a causa de la constante represión policial y persecución que viven cotidianamente. El pasado fin de semana hubo un hecho violento generado por las fuerzas policiales que causo consternación a la comunidad dejando daños físicos y materiales. La justicia ahora tendrá que investigar y el Estado establecer soluciones que de tranquilidad a la comunidad.

 

Lo que hoy se conoce como cooperativa de vivienda 16 de Abril, esta constituida por familias que antes residían Villa Miralta donde se encuentra el nudo de la autopista que viene de Buenos Aires, por este motivo erradicaron una parte de los habitantes a lo que hoy es 16 de Abril. Vecinos/as actualmente manifiestan que se sienten abandonados por el Estado, la municipalidad no los reconoce como barrio y los servicios públicos no funcionan cómo deberían, sobre todo el alumbrado público. Denuncian, además que existe en la comunidad una persecución continua a los jóvenes. El barrio esta catalogado como zona roja, lo  que produce que cuando los/as vecinos/as del barrio buscan trabajo no se lo den “por vivir en la 16 de Abril”.

Hace unas semanas  las familias de 16 e Abril amanecieron con ruidos, disparos y gritos. Las fuerzas policiales buscaban una supuesta moto robada, ingresaron a un domicilio donde la propietaria no se encontraba. Por este motivo los y las vecinas reaccionaron y ahí comenzó la represión a las familias de la comunidad, tiraron balas y piedras causando destrozos materiales y poniendo en riesgo a menores que se encontraban en el lugar. El hecho del supuesto robo ya esta en manos de la justicia.

Elba, referente del barrio conversó en micrófonos de La Ranchada y manifestó “en nuestro barrio, hay sin vergüenzas cómo en todos los barrios, pero también hay gente laburadora, gente que se levanta a las 5 de la mañana y sale a trabajar”. La vecina luego del hecho de violencia  se comunicó con Gonzalo Cumplido, Director de Planeamiento de la Policía “para que parara esto, los policías procedieron mal. Le pegan a cualquiera, llevan a cualquiera”.

 

Los y las vecinas/os de 16 de Abril pertenecen a uno de los tantos barrios populares de la ciudad de Córdoba que lleva  adelante un trabajo comunitario  de mucho esfuerzo para lograr tener una vivienda digna, manifiestan que siempre son discriminados por las fuerzas policiales. No hay acceso al diálogo, ni intervención por parte del Estado, la primera intención es siempre la  represión.