Así informó el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) junto al Ministerio de Agroindustria de la Nación.

Los productores establecieron que el kilo de hoja verde se negociará a $ 6,30 y la hoja canchada se pagará $ 23,30 el kilo.

Los nuevos precios regirán hasta el 31 de marzo de 2018, cuando deberán negociarse actualizaciones.

En el informativo matutino de La Ranchada, Radio Reloj, nos comunicamos con Julio Petterson, Productor yerbatero, quien se refirió a la grave situación que están atravesando los productores de yerba y los cosechadores. Y explicó que no excite por parte del Estado una herramienta que regule los precios de la cadena productiva, que asegure que los consumidores no estén siendo estafados cuando compran un paquete de yerba y que a los productores se les pague un precio razonable por su trabajo, que les permita seguir produciendo.

Julio declaró: “Ustedes como consumidores no podrían estar pagando mas de 40 pesos un kilo de yerba, que estén pagando mucho más se debe a que tenemos un Estado poco presente”

Los productores solo reciben entre 4 pesos con 80 y 5 pesos de lo que uno paga en la góndola, mientras que al cosechador le queda menos de 1 peso por su trabajo.

Lo que denuncian los productores es que no hay un Ente que regule el precio del kilo de yerba cuando sale del molino. Precio que tendría que figurar en el paquete, para que el consumidor sepa que porcentaje de ese paquete le esta pagando al comerciante.

Hoy el precio del kilo al salir del molino ronda los 30 pesos, y según los productores a este precio no se le puede agregar mas de un 30%, que es lo que se queda el comerciante. Esto nos daría que la yerba en góndola no debería valer mas de 40 pesos.

Es evidente que en la cadena de valor hay empresarios que se benefician a costa del esfuerzo de los productores, y de la estafa a los consumidores.

Escucha la entrevista completa al productor yerbatero aquí: