Esta medida rige para todas las sucursales del país, pasando a costar 41,64 pesos la nafta super, infinia 46.72 pesos, y el gasoil, 36.56 pesos.

Por otro lado, el domingo pasado, Shell aumentó el 2.5% promedio para todo el país; argumentando los empresarios petroleros que la razón de la suba en el precio de los combustibles, se debe al aumento del bruto en el mercado internacional.