Vecinos de la Zona Sur realizaron una asamblea para reclamar por servicios de salud integral para los barrios del sector. Denunciaron el desmantelamiento en los equipos de salud de los dispensarios, que produce colapsos en el funcionamiento del hospital Príncipe de Asturias. Además, exigen soluciones a los problemas sanitarios como la contaminación que provoca el canal maestro de barrio Comercial, el basural en Hogar III y las napas colapsadas en Villa El Libertador.
El móvil de La Ranchada estuvo en la asamblea y Claudia Casas, referente de Villa Libertador, explicó las problemáticas de la zona: “la salud de la zona sur está precarizada y el estado lo sabe” expresó.

Raquel, vecina de barrio Alejandro Carbó, aseguró que en los dispensario de la zona faltan recursos humanos en las áreas sociales como psicólogos y asistentes sociales. “En el centro de salud 42, teníamos y lo fuimos perdiendo. Estamos tratando de recuperar lo que perdimos”. Y resaltó que es esencial para la zona que estos puestos sean cubiertos porque existen problemáticas de adicciones, violencia de género y urbana. “Ahora se ha agravado con la crisis, vemos que la salud no es solamente que te atienda el médico sino estar bien psicológicamente y socialmente” sentenció.

13555492_1119660214774370_1918876416_o

Asamblea por servicios de salud en zona sur

Otra vecina de barrio Comercial, Rosa, sostuvo que a los vecinos de la zona les preocupa la salud en forma integral: “hace 6 años que venimos peleando por el basural, que todavía existe y el canal está en las misma condiciones. Todo hace a la salud”.

Elena, vecina de Nuestro Hogar III, afirmó en la asamblea que “la zona sur está postergada”. En este sentido destacó que en la Upas 15 del barrio falta asistente social, a su criterio “una pieza clave” que impide “armar un buen equipo de salud”.

Los médicos que trabajan en la zona también se hicieron presentes en la asamblea, y Martín, trabajador de barrio cabildo denunció que “lo que estamos viendo es una política implementada para vaciar el sistema de salud pública en todos los niveles de gestión”, y agregó que “la única forma de defender la salud pública es con la gente en la calle reclamando por su derecho a la salud”.