El Zapallal, huerta comunitaria en Alberdi: construyendo la soberanía alimentaria desde la organización popular.

0
28

El Zapallal es una huerta urbana ubicada en Barrio Alberdi. Es un espacio de construcción colectiva y comunitaria que han ido generando los y las vecinas del barrio. Llevan adelante diferentes acciones en articulación con el Centro Vecinal y la Red Pueblo Alberdi.

Para que nos comente sobre esto, nos comunicamos con Camilo, integrante del equipo que viene construyendo la huerta.

Nos comenta que la misma, surgió en el año 2018, a partir de las necesidades de los y las vecinas, en el Centro Vecinal Alberdi: “en el centro vecinal se empiezan a hacer talleres de huerta porque las vecinas lo estaban pidiendo. Pero no había espacio, faltaba un pedazo de tierra”.

Además, contextualiza lo que estaba ocurriendo también en ese momento, “veníamos de lograr en el 2015 la recuperación y restauración de La Piojera, con co-gestión municipal y barrial. También en el 2018 se conformaba la Red Pueblo Alberdi, de la que son parte bajo el lema «habitando el espacio público».

Es en el marco de esta serie de acontecimientos, y también dando continuidad a la historia de lucha, identidad y participación de barrio Alberdi, que se empieza a construir la huerta en un espacio baldío que era en ese entonces un basural a cielo abierto que ocasiona problemas de higiene, contaminación e inseguridad:

“Con el Centro Vecinal empezamos a pedirle a la Municipalidad que se haga cargo del espacio, y le llevamos nuestra propuesta de limpiarlo y generar un espacio de huerta.”

Camilo hace referencia a lo que implica la huerta, en tanto que permite habitar el espacio público y encontrarse entre vecinos y vecinas desde la conexión y el cuidado de la tierra:

“Permite vincularnos vecinos y vecinas y habitar de otra forma, generar otras posibilidades de vida, porque hay muchos derechos vulnerados.”

El proceso inició con la limpieza del terreno, arduo trabajo que posibilitó ir construyendo lo que hoy es la huerta que cuenta también con un invernadero. Con el tiempo, señala Camilo, empezaron a pensar cómo articular con más vecinos y vecinas, y demás instituciones y espacios del barrio: “El año pasado empezamos a vincularnos con escuelas primarias, secundaria, instituciones del barrio. Empezamos a generar charlas y talleres de huerta”.

 Además, pudieron articular con el Centro de Salud con el que llevaron adelante una campaña de siembra de árboles nativos en el barrio. Señala: “Es importante que los niños y las niñas tengan un momento de diálogo con la tierra y ver que es sencillo cultivar nuestros alimentos”.

Otro de los trabajos que pudieron generar desde el espacio fue en articulación con el Centro Vecinal de Villa Paez, donde también construyeron una huerta con los niños y niñas que asistían a la copa de leche.

En lo que va del año y en el marco de la pandemia del Covid-19 y la grave crisis social económica y sanitaria, se vieron en la necesidad de seguir fortaleciendo la Red Pueblo Alberdi como una manera de generar acciones colectivas que den respuesta a necesidades y problemáticas también colectivas.

Comenta: “este año hubo más necesidad de  generar espacios de encuentro y articulación más profunda.” Este trabajo articulado permite que se sostengan un total de 12 ollas populares en la zona, con más de 15.000 raciones entregadas.

Remarca la importancia de que quienes vienen sosteniendo la huerta comunitaria, supieron adaptarse a las necesidades más urgentes en estos tiempos, sumándose como voluntarios y voluntarias para las ollas populares y dando una mano también con la Campaña Pueblo a Pueblo del Movimiento de Trabajadores Excluidos.

Hace referencia también a la lucha que vienen dando para recuperar y poner en valor la Ex Cervecería Córdoba, ubicada en el barrio. Planteando la necesidad de que los espacios sean gestionados en función de los intereses de los y las vecinas, y no de las grandes empresas e inmobiliarias.

Para concluir hace referencia a lo que significa El Zapallal para los y las vecinas:

“Es un espacio que da la posibilidad de generar vínculos, de entrar en contacto con la tierra para bajar este ritmo que nos exige tanto. Es un espacio para vincularnos de otra manera, para entendernos en comunidad.”

En la actualidad, plantea, “los ejes del trabajo son la soberanía alimentaria, la economía popular y el cuidado de la vida”. En un contexto de crisis como el que se vive, “hablar de soberanía alimentaria y agroecología es la única salida”.

Finaliza: “entendimos que nuestro compromiso es con la comunidad y el barrio, con quienes más les hace falta.”

Pueden escuchar la nota completa aca:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here