La religiosidad popular al servicio de los sectores más golpeados por la Pandemia del Coronavirus y del hambre.

Varios curas de villas de emergencia y barrios populares de la Capital y del conurbano tuvieron, el pasado 25 de marzo, una reunión con el presidente Alberto Fernández en Olivos.

En la misma se conversó sobre las medidas que desde las parroquias de los barrios, se pueden tomar para ayudar a hacerle frente a la Pandemia y la medida de aislamiento a los y las vecinas de los barrios más golpeados.

Las parroquias en las villas y los barrios populares, están abierta todos los días. Varias de ellas pusieron sus espacios a disposición y habilitaron lugares para que los vecinos que no pueden cumplir el aislamiento en sus casas, por problemas de hacinamiento, lo hagan en las parroquias.

Conversamos con Gustavo Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires y cura villero quien nos comentó sobre la reunión y las acciones que vienen llevando adelante ante la emergencia sanitaria por el Coronavirus y la pobreza.

Señaló: “Desde varios sacerdotes de buenos aires hemos llevado la inquietud de cómo se vive la cuarentena en los barrios. Hay muchos vecinos que sobreviven trabajando diariamente”.

 Hizo hincapié en lo difícil que está siendo esta situación en particular para los sectores históricamente olvidados: “La gente cumple la cuarentena todo lo que puede. Solo q hay q pensar a algunas barriadas como grandes casas, porque viven en espacios reducidos y por eso comparten espacios públicos.”

Ante esto, comentó sobre las diferentes acciones que vienen llevando adelante desde la religiosidad popular: “Es importante fortalecer la red de comedores de las parroquias y movimientos populares.

“Pusimos a disponibilidad las parroquias para que las personas que no reciben ninguna ayuda puedan inscribirse rápido al Ingreso Familiar de Emergencia, hay que ser practico y efectivo en tiempos de crisis para que la ayuda llegue.”

Además, comentó que se está acompañando a vecinos y vecinas a través de las redes de asistencia espiritual, misas por las radios, cercanía con mensajes.  “Estuvimos reorganizando los comedores, y ahora se cocina y entregan viandas, hubo que reforzar horarios porque se sumaron muchos vecinos.”

Otra de las medidas que están tomando es la preparación de lugares para recibir a quienes están en situación de calle para hacer la cuarentena y abuelos que estén solos.

Señaló la importancia de que se trabaje codo a codo entre todos los sectores: organizaciones sociales, estados, iglesia católica, iglesia evangélica: “hay que dejar de lado diferencias, para pensar en el bien común y tirar para el mismo lado. Renunciar al egoísmo porque la prioridad es cuidar a los más frágiles, que los chicos coman y los abuelos estén cuidados y contenidos.”

Concluyó la nota con una invitación a renovar la confianza en Dios, para recuperar fuerzas.

Podes escuchar la nota completa aca: