El pasado sábado 2 de noviembre se llevó a delante la 28va Marcha del Orgullo bajo el lema “Por un país sin violencia institucional ni religiosa. Basta de crímenes de odio”.

Este sábado el pueblo argentino pintó sus calles con rojo, amarillo, naranja, verde, azul y violeta, colores de la bandera multicolor que representa a la comunidad LGBTIQ. Este diseño fue creado por Gilbert Baker y se volvió el símbolo de todas las personas que exigen respeto e igualdad.

La marcha propiamente dicha tuvo inicio a las 16 horas en Plaza de Mayo en dirección a la Plaza Congreso con una multitudinaria movilización.

En cuanto a las diversas consignas figuraron las exigencias por un país sin violencia institucional ni religiosa, finalización de los crímenes de odio, basta de genocidio trans travesti, nueva Ley de VIH, el cese del ajuste en los ámbitos de Salud y de faltantes de medicamentos y hormonas, la aplicación efectiva de la Ley de Educación Sexual Integral con perspectiva de género, diversidad y no binaria, el respeto por la diversidad corporal, el fin de la imposición binaria y la gordofobia, no a la normalización de cuerpos e identidades intersex, la aprobación de la Ley de Aborto legal, seguro y gratuito, reforma de la ley de trata que criminaliza el trabajo sexual, el pedido de libertad para lxs presxs políticxs, con trabajo para todes sin discriminación ni precarización, entre otras.

En este contexto, Valentina de la Agrupación LGBTI Córdoba, expresó «Nosotros estamos luchando por el movimiento y las diversidades es por el cupo laboral trans en la ciudad de Córdoba, es la causa que mas nos une a todes. Estamos orgullosos de la marcha, estamos felices, también las compañeres de la 1969 estuvieron en el consulado de Chile, acompañando, pero la causa mas importante que estamos ahora las compañeres acá en Córdoba».

«No somos delincuentes, hacen vallar todo el consejo deliberante por una causa que nos une a todes. Ya varias sesiones nos vienen haciendo lo mismo, adentro está la guardia de infantería, la verdad que una lastima porque somos personas y estamos pidiendo nuestros derechos.»